Luis Guillermo Rangel

Facebooktwitterlinkedinmail

“…El Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva, le brinda a todos los pacientes que puedan presentar un cuadro similar al mío, la oportunidad de recuperar la vida…”

  • Patología: Próstata – Cáncer de Próstata
  • Procedimiento: Prostatectomía radical por Laparoscopia
  • Fecha cirugía: 22 de noviembre de 2006

Estimado René, quiero expresarte, agradecerte y hacer extensivo a ese valioso equipo que te acompaña, el altísimo grado profesional y humano como fue tratado mi caso desde el primer momento que asistí a tu consultorio. Después de haberte escuchado y visto, en varios medios de comunicación social respondiendo a las entrevistas sobre los alcances que esa Unidad de Urología, CIMI, ofrece y por la referencia de un gran médico Oncólogo, amigo común. La creación por parte de ustedes del Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva, dotado de la última tecnología robotizada, le brinda a todos los pacientes que puedan presentar un cuadro similar al mío, la oportunidad de afrontar un Cáncer Prostático con óptimos resultados de recuperación de la vida, junto con todas las funciones orgánicas y con total normalidad, todo en un tiempo verdaderamente corto. La razón principal que me motiva dirigirme a ti y a tu grupo de profesionales, es dejar un testimonio, que le sirva a otros pacientes, que padezcan o sufran de un cuadro similar. Vengo de una resección transuretral de próstata realizada en otro centro clínico de la ciudad de Caracas, la cual fue practicada sin Biopsia previa y sin cumplir los demás protocolos, que en caso de cáncer deben practicarse, lo cual puso en alto riesgo mi vida, afectando a mi entorno familiar.

Gracias a la voluntad de Dios, al gran profesionalismo y experticia llevados por ustedes, el 22 de noviembre 2006, fui sometido a una operación de Prostatectomía Radical Laparoscópica con mínimas molestias post-operatorias, con una estadía en ese Instituto Médico de La Floresta, por una sola noche, regresando a la mañana siguiente, a la comodidad de mi hogar. Mi recuperación, puedo calificarla de feliz, ya que para día 4 de diciembre me retiraste la sonda, la cual debo confesar causa muy pocas molestias. En ese momento recuperé la continencia urinaria y antes de Navidad de 2006, había logrado la recuperación de todas mis funciones sexuales, lo cual me ha permitido regresar a mis actividades normales con mi familia y mi vida laboral. René, gracias a tu equipo, tu cuerpo de enfermeras y muy en especial a tu secretaria y asistente. Les agradezco toda la colaboración prestada y pido a Dios porque para este Nuevo Año que comienza, les brinde las fuerzas para continuar adelante y continuar dándole salud a nuestra gente. Que Dios los bendiga. Luís Guillermo Rangel y familia.