Incontinencia urinaria secundaria a la prostatectomía radical

Facebooktwitterlinkedinmail

orina

La incontinencia urinaria, o pérdida involuntaria de orina, como define este padecimiento la Sociedad Internacional de Continencia, ha sido calificada como un problema social e higiénico que merece la atención de médicos y pacientes. No es una condición rara, porque puede afectar entre 3% y 19% de la población masculina general y hasta al 19% de los hombres mayores de 60 años de edad.

Puede ocurrir durante esfuerzos físicos como toser, estornudar, pujar, levantar objetos pesados, caminar o, incluso, durante la actividad sexual. En esos casos se habla de incontinencia urinaria de esfuerzo.

Cuando la pérdida de orina ocurre asociada a un deseo de micción fuerte y repentino, difícil de diferir, se conoce como incontinencia urinaria de urgencia.

Si están presentes ambos tipos de incontinencia, es decir, tanto de esfuerzo como de urgencia, ocurre una incontinencia urinaria mixta.

Por otra parte, existe al incontinencia urinaria por rebosamiento, que es aquella que ocurre de forma inadvertida para el paciente, sin relación con esfuerzos y sin síntomas de urgencia. Clínicamente se manifiesta como una pérdida constante de pequeñas cantidades de orina, y usualmente es causada por un deterioro de la capacidad de la vejiga para contraerse. Debe diferenciarse de la incontinencia urinaria continua, que se refiere al escape involuntario y permanente de orina, que por lo general está en relación a un déficit del funcionamiento del esfínter, bien sea por lesiones neurológicas o musculares.

Causas incontinencia urinaria

Las causas de incontinencia urinaria son múltiples en ambos sexos. Pueden deberse a malformaciones congénitas, enfermedades neuromusculares, infecciones, accidentes o a la ingesta de ciertos medicamentos, entre otras cosas.

La aparición de síntomas de incontinencia después de una cirugía es muy variable. Depende de la edad del paciente, del grado de continencia previa a la cirugía, del tipo de cirugía empleada y del grado de experticia del cirujano. Múltiples estudios señalan que ocurre incontinencia entre el 1% y el 12% de los pacientes a los que se les ha realizado prostatectomía radical por diferentes técnicas quirúrgicas. La estadística también varía según la definición de incontinencia utilizada (de esfuerzo, de urgencia, etc.).

Saber que existe la posibilidad de presentar incontinencia urinaria después de la prostatectomía radical o de otros tratemitno para el cáncer de próstata puede ser muy desalentador. Sin embargo, cuando se presenta, el paciente debe saber que hay muchas alternativas para tratarlo con éxito.

Extracto libro: No le tenga miedo al dedo por Dr. René Sotelo y Dr. Juan Arriaga.