Category Archives: Cáncer de Próstata

Información relevante sobre cáncer de próstata. Procedimientos de última generación para el tratamiento del cáncer, causas, consecuencias, antígeno prostático, tacto rectal, prostatectomía radical. El Doctor René Sotelo le ayudará a recuperar su salud con técnicas pioneras en cirugía robótica. Caracas (Venezuela); Bogotá (Colombia); Ciudad de México (México); Los Ángeles (California, EEUU)

Prevenir el cáncer de próstata es el mejor regalo para papá

El mejor regalo que podemos darle a un padre es el cuidar de su salud. Les comparto cómo podemos prevenir el cáncer de próstata:

shutterstock_171525971-1024x683

  El Día del Padre es la ocasión en la cual, cada año, las familias se reúnen para honrar a sus progenitores. Sin embargo, para muchas de ellas, el Día del Padre es un triste recuerdo de aquellos seres queridos que dejaroneste mundo demasiado pronto a causa de una enfermedad que podría haberse evitado. Dicha enfermedad no es otra que el cáncer de próstata, el cual es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre los hombres. En este caso, y al igual que con la mayoría de las manifestaciones de esta patología, la detección temprana es la clave para la supervivencia. En la actualidad, más de dos millones de hombres en los Estados Unidos son sobrevivientes de cáncer de próstata, de acuerdo con cifras de la American Cancer Society. ¿Cuál es la causa que explica que tan solo uno de cada tres hombres mayores de cincuenta años acuda a su médico para realizarse una sencilla prueba de detección de cáncer de próstata que podría salvar su vida? La respuesta se halla en una combinación de factores: información errónea acerca de la enfermedad, de los grupos humanos con mayor riesgo de desarrollarla, de cómo se detecta y se trata, y, además, a causa de lo que los médicos llaman “miedo al dedo”. La próstata y los síntomas del cáncer La próstata es una glándula pequeña, en forma de nuez, que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. Su función más importante es producir el líquido seminal que transporta los espermatozoides a través del sistema reproductor masculino. Los síntomas del cáncer de próstata incluyen micción frecuente, débil o interrupción en el flujo de orina, dolor al orinar o eyacular, sangre en la orina o el semen, así como también molestia en la espalda, la cadera o la pelvis. Mientras que la presencia de uno o más de estos síntomas podría ser una señal de que las células cancerosas están presentes en la próstata, también pueden ser indicadores de otras enfermedades.En algunos casos, no hay síntomas obvios, razón por la cual la mayoría de los médicos instan a sus pacientes masculinos a someterse a un examen anual a partir de los cincuenta años. ¿Quién desarrolla el cáncer de próstata? Los hombres con un padre, hermano o hijo que ha sido diagnosticado con cáncer de próstata son entre dos y tres veces más propensos a desarrollarlo ellos mismos. Si bien los afroamericanos no hispanos y los hombres de raza blanca no hispanos tienen el mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, los estudios muestran que, de cada 100 000 hombres que desarrollan la enfermedad, aproximadamente 112 seránhispanos/latinos. Además, los hombres con un historial familiar de mujeres con cáncer de mama tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, mientras que las mujeres con antecedentes de familiares masculinos con cáncer de próstata tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama.

Tratamiento para el cáncer: Inmunoterapia

A raíz de mi participación en el programa #CamiloCNN, me han llegado varias inquietudes a través de @Doctorsotelo sobre si la inmunoterapia es una opción de tratamientos para distintos casos de cáncer. En principio, hay que recordar que el tratamiento para el cáncer depende del tipo de tumor de cada paciente, si se aplica radioterapia, quimioterapia o cirugía es una decisión que está en estrecha relación con la condición del paciente, el tumor y su localización. Inmunoterapia La inmunoterapia contra el cáncer se basa en el principio de que el sistema inmune del paciente es capaz de generar una respuesta contra las células tumorales. El sistema inmunológico está constituido grosso modo por células especializadas y anticuerpos. Estos últimos atacan directamente a los microbios, mientras que las células especializadas viven y se “entrenan” en órganos específicos como las amígdalas, los ganglios linfáticos, la glándula timo, el bazo, el apéndice y la médula ósea. Los anticuerpos o “armas” que defienden al organismo, son producidos por esas células especializadas. Son éstas últimas las que pueden detectar si se está produciendo una “invasión” de células tumorales. Ahora bien, la aplicación de la inmunoterapia como tratamiento contra el cáncer se fundamenta en que las propias defensas del cuerpo pueden luchar contra el cáncer puede tener un objetivo preventivo (como vacunas) y/o curativo. Hoy día se realizan numerosos estudios orientados al uso de esta terapia, pero aún no es una opción válida en clínica, pues no existe forma de transmitir los genes de interés directa y exclusivamente a las células tumorales.

Prostatectomía: Preparación previa a la cirugía y cuidados posteriores

cuadroprostatectomia1-300x240

10 días antes de la cirugía Debe suspender todo el tratamiento con aspirina ® u otros anticoagulantes (Comodín, Warfarina, Plavix®, etc.). Debe realizar todos los exámenes preoperatorios: exámenes de laboratorio, radiografía de tórax y evaluación cardiovascular. Si el paciente es diabético, debe suspender las pastillas tipo hipoglisemiantes orales (con glibencamida, metformina, etc.) 48 horas antes de la cirugía. El día antes de la cirugía Desayunar ligero a las 9 de la mañana. A partir de la 12 del día deberá tomar la mitad de un frasco (50 ml) de laxante oral sin diluir (fleet Fosfoda®), seguida de varios vasos de jugos endulzados que ayuden a aliviar el sabor ácido y desagradable del laxante. A las 3 horas de la primera toma deberá ingerir la mitad restante del dicho laxante acompañado también de bebidas dulces. Este laxante oral ocasionara un aumente de evacuaciones con la finalidad de limpiar el intestino para el día de la operación. Cenar líquidos claros como agua, jugo o te hasta la medianoche en caso de tener sed. Comenzar a tomar antibiótico oral antes de la cirugía. Generalmente se trata de un medicamento de amplio espectro indicado también previamente indicado por el médico. Los medicamentos antihipertensivos no deben ser suspendidos ni deben alterarse los horarios habituales en los que se toman. Incluso, en la mañana del día de la cirugía, se deberá tomar esta medicación e ingerirla con una escasa cantidad de agua (solamente un sorbo). La noche antes de la cirugía, se sugiere el rasurado cuidadoso del área abdominal, desde 5 cm por encima del ombligo y por el área genital y un baño con agua tibia. Equipaje: lleva al hospital pantalones cómodos con cintura elástica, camisa con botones que pueda abrirse por adelante y bata de baño. El día antes de la cirugía Debe estar en ayuno completo. De ser necesario, solo se tomara el medicamento antihipertensivo con un sorbo de agua.

Complicaciones de la prostactectomía radical

Boceto1-Facias previo a sutura de vasos

Tradicionalmente, esta ha sido una cirugía muy temida por las complicaciones y consecuencias asociadas, sin embargo, gracias a investigaciones de los últimos años, se ha podido describir los detalles anatómicos y la localización exacta de los vasos sanguíneos y de los nervios (bandeletas neurovasculares) que son responsables tanto de la continencia urinaria, como del erección. Ahora que se conoce perfectamente la anatomía de la región, la técnica ha evolucionado y la cirugía se puede realizar respetando estas importantes estructuras y minimizando los riesgos asociados. Dichos riesgos son inherentes a la condición general del paciente y al acto operatorio como tal. Pueden clasificarse en riesgos generales y específicos.

Complicaciones generales

Son los mismos que para cualquier otra cirugía y se incluyen los siguientes:

  • Reacciones alérgicas: a cualquier medicamento, incluidos los anestésicos, al material quirúrgico como guantes, sábanas, etc.
  • Infección: puede que en la herida quirúrgica, en los pulmones (neumonía), en la cavidad abdominal, en la vejiga o en el riñón.
  • Problemas pulmonares: atelectasia (disminución del volumen pulmonar), neumonías, tromboembolismo pulmonar.
  • Hemorragias: sangrados en el momento de la cirugía o después de ella, que ameriten transfusiones o reintervenciones.
  • Problemas cardiovasculares: infarto, ataque cardiaco o acciones cerebrovascular durante la cirugía.

Específicos:
Son los relacionados con las cirugías empleadas para el tratamiento del cáncer de próstata:

  • Lesión intestinal: es la más peligrosa de todas; consiste en la fuga de material fecal a la cavidad abdominal como consecuencia de la apertura del colon o del recto durante la cirugía. Esta complicación es muy rara, pero en casos muy específicos, como inflamación de la próstata, antecedentes de múltiples biopsias de próstata, enfermedades localmente avanzadas y cirugías de rescate luego de falla de braquiterapia o radioterapias, se hace más difícil la separación del recto de la próstata, con lo cual aumenta el riesgo de lesión. En caso de que ocurra, lo importante es diagnosticarla. Generalmente, al repararla mediante sutura, no se produce complicación adicional. Si no se diagnostica la reparación falla, se produce una fístula vesicorrectal.
  • Fistula vesicorrectal: esta es una comunicación entre la lesión del recto y el lugar donde se empató la vejiga con la uretra (sitio de anastomosis). Esta lesión se manifiesta con salida de material fecal a través de la sonda urinaria, y/o la salida de orina a través del recto. Esta complicación es rara y se ha reportado, en Estados Unidos, en 1% de pacientes que se sometieron a prostatectomía abierta retropúbica.
  • Incontinencia urinaria: es la pérdida de orina que obliga al uso de pañales. Generalmente es transitoria. El paciente progresivamente nota su recuperación. Primero durante la noche advierte que se puede levantar e ir al baño; luego durante el día percibirá que la pérdida entre las micciones disminuye y que necesita menos pañales. Luego sustituye los pañales por toallas sanitarias p toallas de protección y así sucesivamente hasta que ya sólo pierde unas gotas con el esfuerzo, ejercicio o cuando ingesta de alcohol.

Generalmente, al año de operado ya 96% de los pacientes ha restablecido la continencia urinaria. No todos los pacientes presentan incontinencia. De hecho, más de la mitad están totalmente continentes al retirar la sonda. Uno de los factores que influye es la edad. Pacientes jóvenes con mayor fuerza muscular a nivel perineal recuperan rápidamente la continencia urinaria.

Otro factor importante es la precisión con la que se realice la disección del área del esfínter durante la cirugía.

  • Disfunción eréctil: es la dificultad para lograr y mantener las erecciones, debida a la pérdida de los nervios y vasos sanguíneos responsables de la erección, por lesión involuntaria o por resección intencional durante la cirugía.

La forma en la que quede afectado el paciente depende de la edad y del estado de las erecciones previas a la cirugía, además de las condiciones generales de salud y de factores de riesgo como el tabaquismo, la diabetes y otros que tienen que ver con la microcirculación del pene, el capítulo 7.3 está dedicado a esta probable complicación y a su tratamiento.

  • Estenosis uretral: estrechamiento de la uretra debido a la cicatrización. Esta puede ocurrir en cualquier punto a lo largo de la uretra, desde la punta del pene hasta el sitio donde la uretra se une con la vejiga. Uno de los factores desencadenantes es la respuesta inflamatoria del cuerpo a la sonda uretral que se dejó luego de la cirugía. Estas estenosis también pueden verse en pacientes en los que se coloca una sonda por otras razones.

Adicionalmente, la estenosis puede ocurrir en el sitio donde se hizo el empate de la vejiga, es decir el sitio donde antes estaba la próstata. Si el paciente advierte que progresivamente, luego de la cirugía, el calibre del chorro de orina está disminuyendo, debe consultar al médico para que descarte una estenosis en el cuello de la vejiga. Otra razón para que esto ocurra, más bien rara, es que el cuerpo rechace alguno de los clips usados en la operación y lo haga en el sitio donde se restableció la continuidad de la orina, es decir, en el sitio de la anastomosis.

 

Extracto del libro “No le tenga miedo al dedo” (1era. edición) por Dr. René Sotelo y Dr. Juan Arriaga.

#CáncerPróstata remedios naturales

Sobre la próstata he compartido varios post en mi blog, sin embargo interesante resulta este artículo original del portal http://estiloconsalud.com que da una opción natural para aliviar algunos síntomas de la prostatitis y tener una mejor salud prostática:

img_cuales_son_las_propiedades_curativas_de_la_cola_de_caballo_21579_300

La próstata es una glándula esponjosa que forma parte del sistema reproductivo del hombre. Esta glándula en un adulto joven por lo regular tiene el tamaño de una nuez, pero a medida que el hombre envejece esta glándula tiende a sufrir un pequeño aumento de volumen en su masa. La próstata está localizada rodeando el conducto de la uretra, la cual lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior. La función de este preciado órgano es ayudar a la producción del semen, aunque mediante ciertas investigaciones la relacionan con otros factores fundamentales en la vida del hombre. Se cree que las enfermedades de la próstata no solo deriva el miedo a perder la potencia sexual, sino también que genera un temor de sentirse menos útil y capaz, competitivo en el ámbito laboral, y con miedo a sentirse imposibilitado de sustentar a la familia. Estudios realizados revelan la relación directa con esta glándula y la capacidad de sobrevivir en el hombre. De igual forma también existe el temor de perder la potencia sexual o temor a ser rechazado por la mujer deseada; lo que deriva en múltiples problemas de próstata. Es por ello que compartimos las causas más comunes que pueden llevar a enfermar la próstata. Ademá sde algunas recomendaciones naturales muy efectivas. ¿Por qué se nos enferma la próstata? Los dolores crónicos o agudos de la próstata pueden manifestarse por las siguientes causas: – Negación o dificultad para poder aceptar una disminución en la potencia y la capacidad física o sexual. – Temor a no poder satisfacer a la pareja en el plano sexual y eventualmente perderla. – Miedo al fracaso económico. – Temor a no ser lo suficientemente competitivo en ámbitos laborales y económicos. – Es tanto así, que se ha comprobado que, cuando estos sentimientos negativos se intensifican, esto puede derivar en una profunda depresión, y favorece el desarrollo de un cáncer de próstata. Prostatitis La prostatitis es el aumento del tamaño de la próstata debido a una inflamación, la cual puede ser originada por la edad o por diversas enfermedades bacterianas. Esto también se puede generar por frustraciones o por la pérdida de la capacidad sexual. Además puede surgir debido a la indignación ante la vejes y los síntomas que traer aparejados. Remedio casero para tratar los problemas de la próstata Te vamos a mostrar como preparar una infusión de hierbas las cuales están especialmente recomendadas para tratar la prostatitis y para la prevención de múltiples enfermedades en esa área. De igual forma esta infusión funciona para purificar la sangre y remineralizar el cuerpo. ¿Cómo la vamos a preparar? Buscamos una olla y le echamos un litro de agua, agregaremos un puñado de estas hierbas: – Cola de caballo. – Zarzaparrilla y ortiga. Ponga a fuego lento hasta que rompa en hervor. Bájale un poco más el fuego y déjala que cocine por 5 minutos más. Apaga el fuego y déjala que enfríe. La cuelas y luego la tomas. En caso de querer endulzar que sea solo con miel de abejas. Debemos de tomar tres vasos por día y el primero debe de ser en ayunas. Este lo puedes consumir tanto caliente como frío. Otros consejos que te pueden ayudar Hay ciertos alimentos que te pueden ayudar a mantener la salud prostática en óptimas condiciones, entre estos están: el melón, el mango, el agua de coco, la papaya, el apio, las zanahorias, la lechuga, la cebolla cruda, las semillas de calabaza, y sobretodo el tomate rojo, por contener betacaroteno sustancia anticancerígena. Evita comer grandes cantidades de alimentos los cuales sean difíciles de digerir, ya que la inflamación del estómago puede ejercer presión sobre la próstata y empeorar los síntomas. Si sientes molestias en ella, aplica bolsas de agua caliente sobre la vejiga. Cuida tus pies del frio y evita sustancias irritantes como el café, azúcar alcohol y la sal. Importante No importa que edad tengas, debes de cuidar tu cuerpo y mantenerte siempre positivo. Esto ayuda mucho el organismo a mantenerse joven por dentro y con toda la vitalidad que necesita para enfrentar las enfermedades y el día a día.

Sexualidad y cáncer de próstata

cancer-prostata-ATS

Es natural que cuando un hombre reciba la noticia que tiene cáncer de próstata, sufra un descontrol anímico, se sienta triste, furioso o asustado, estados de ánimos que pueden empeorar la erección y su actividad sexual. El cáncer de próstata no se transmite por vía sexual, de manera que la actividad sexual que usted realice no va a empeorar su situación; las relaciones sexuales no van a enfermar a su pareja, más bien son recomendables porque mejoran la oxigenación del pene, evitan la cicatrización del cuerpo cavernoso y previene la disfunción eréctil. Sin embargo, la ansiedad y la depresión que pueden presentarse al momento de saber el diagnóstico del cáncer de próstata sí pueden ocasionar la disfunción eréctil. Existen tres clases de posibilidad en el tratamiento del cáncer de próstata: 1. Observación: En este caso, no olvide que su actividad sexual no afectará el curso del cáncer. Cuanto tenga relaciones sexuales disfrútelas y si por la edad o por algún otro problema de salud su erección no es la mejor, avísele a su urólogo para que inicie el tratamiento lo antes posible. Esto previene un mayor daño de la erección. 2.Paliación (manejo de los síntomas): Pero si su situación es diferente y se decidió iniciar una terapia hormonal para suprimir la producción de testosterona, entonces se va a afectar el deseo de tener alguna actividad sexual. Al no interesarle el sexo, no va a tener erecciones. Algunos hombres, sin embargo, conservan sus erecciones y su actividad sexual, pero esto es muy individual. 3. Cirugía – radioterapia: entre la alternativa para intentar curar el cáncer cuando está localizado dentro de la próstata están: la cirugía y al radioterapia. La cirugía que se lleva a cabo se denomina prostatectomía radical. La radioterapia se practica en forma externa o interna, la cual se hace directamente en la próstata y se conoce como braquiterapia. Cada una de estas modalidades de tratamiento (la cirugía o la radioterapia) tiene un riesgo de producir disfunción eréctil, porque pueden afectar los nervios y los vasos (venas y arterias) que van al pene y están encargados de la erección. La frecuencia de la disfunción eréctil después de la radioterapia externa varía entre el 25% y el 58% y depende de mucho factores; entre los más importantes está el tipo y la calidad de la máquina con que se realice la radioterapia. El daño en las arterias encargadas de producir la erección es progresivo, y mientras más tiempo lleve desde la radioterapia más se nota la disfunción eréctil. La radioterapia conformacional tiene mejores resultados, al poder delimitar el campo de la radioterapia con mayor precisión. Los resultados de las nuevas formas de radioterapia, como la de protones y la intensidad modulada, están por conocerse, pero todo indica que sus resultados serán mejores. La braquiterapia causa difunción eréctil con una frecuencia similar, es decir, entre el 30% y 50%. Al igual que la radioterapia externa, la relación lesiona los vasos y los nervios que producen la erección y mientras más tiempo pase, más se nota este fenómeno. La radioterapia no afecta las ganas de tener relaciones sexuales a menos que se utilicen al mismo tiempo medicamentos que disminuyan o bloqueen la producción de la testosterona. Esta terapia hormonal producen un descenso del impulso sexual, afectando adicionalmente la erección. La prostatectomía radical también puede originar disfunción eréctil y depende de si durante la cirugía se logra o no preservar los nervios y los vasos que producen la erección. Cuando el tumor es muy grande probablemente no será conveniente conservar este paquete neurovascular; por el riesgo de dejar fragmentos de cáncer en esta zona. Esto lo decidirá el urólogo antes o durante la cirugía. El riesgo de presentar disfunción eréctil después de la prostatectomía radical varía entre un 30% y 90% dependiendo de la conservación de los paquetes neurovasculares. Otro elemento que influye es la calidad de la erección que se tenía antes de la cirugía. Otro factor importante es la experiencia de urólogo, pues los que tienen más experiencia en esta cirugía logran mejores resultados. Fuente: Dr. René Sotelo y Dr.

¿Cómo tener una segunda opinión?

enfermedades-cardioEs normal que al recibir una noticia desagradable o inesperada, tengamos la sensación de que es necesario confirmar por otros medios, quizá en espera de noticias más agradables. También buscamos compartirla con nuestros allegados para que sepan la situación a la que nos enfrentamos y para conocer las experiencias de quienes ya vivieron algo similar. Es entonces cuando buscamos lo que se entiendes como una segunda opinión. Informarse por cuenta propia La búsqueda por internet Hoy en día es más fácil para los pacientes tener una segunda opinión o informarse por medios propios acerca de su padecimiento y su tratamiento, y el amplio acceso a internet se ha convertido en la primera herramienta para esto. Es de suma importancia que el paciente esté muy bien informado acerca de lo relacionado con su enfermedad y su probable tratamiento. Sin embargo, también debe saber que hasta la fecha no hay ningún tipo de regulación para crear páginas web ni para validar su contenido, por lo que se corre el riesgo de consultar páginas que no contengan la información apropiada y que más que orientar, confundan y preocupen al paciente.En el caso de la búsqueda relacionada con el tema de salud, lo más recomendable es buscar en páginas web de universidades, de hospitales reconocidos, de bibliotecas nacionales o de algunas otras instituciones que se distingan por la investigación científica y las actividades académicas que realizan. Al tener el respaldo de esas organizaciones, las páginas seguramente cuentan con el apoyo de profesionales de trayectoria y encontraremos también allí datos sobre sus reconocimientos y capacidades. En estas páginas hallaremos información que se apega a la realidad científica y que nos brindará orientación útil y confiable para tomar decisiones. La opinión de nuestros familiares y amigos Hay ocasiones en que nuestros allegados se preocupan por nuestra situación tanto o más que nosotros mismos. Para ellos y para nosotros es importante conocer y discutir sobre nuestro estado de salud y las opciones con las que contamos. Más que pedirles una segunda opinión, es necesario compartir y escuchar experiencias semejantes a las nuestras. No es agradable recibir la noticia de que es portador de cáncer, pero brinda cierta tranquilidad cuando uno lo comunica y se da cuenta que a nuestro alrededor hay mucha gente cercana que ya lo ha padecido y que lo ha superado. Es como cuando uno se decide a comparar un carro y el día que lo tiene, y se da cuenta que el mismo carro está en casi cualquier lugar. Al compartir nuestra experiencia, nos damos cuenta de que de que no somos los únicos en esta situación y nos enteramos de todos los amigos que ya han pasado por esto. Compartir emociones nos nutre emocionalmente, los concejos resultan invaluables y nos ayudan a enfrentar la situación de una mejor manera. La mayoría de las veces, este tipo de opinión carece de fundamentos científicos y se basa sólo en la experiencias acumuladas en el círculo de personas cercanas. Cada caso es distinto y la evolución y el desenlace depende de muchos factores como la edad de los pacientes, el tipo y la localización del cáncer, así como de las características del tratamiento y la experiencia del médico tratante. Medico amigo de la familia Esta situación no es rara. La mayoría de las familias tienen algún médico de cabecera que frecuentemente orienta sobre algunos padecimientos, aunque estos no sean los de su especialidad. Este tipo de opiniones pueden ser de las más adecuadas porque al mismo tiempo que el médico tiene interés, el afecto y la confianza para ayudar, también tiene conocimientos científicos e información sobre el desempeño de los mejores especialistas así que es capaz de brindar buenas opiniones y excelentes recomendaciones. Consultar a otro médico Hoy en día todos los pacientes exigimos información más detallada sobre nuestras enfermedades y sabemos que tenemos el derecho de recibir una opinión adicional de parte de otro profesional. El hecho de buscar a otro médico para presentarle nuestro caso no significa que estemos descalificando al médico que nos dio la primera noticia. Al contrario, estamos inquiriendo lo que más le conviene a nuestro estado de salud y lo que se traduce en mayor bienestar. Para empezar, debemos buscar un médico especialista que se dedique case exclusivamente a la enfermedad que nos aqueja, que tenga una trayectoria médica exitosa comprobable y que pertenezca a las sociedades médicas y colegios científicos que rigen la práctica profesional de su especialidad. Para lo anterior, podemos tomar en cuenta las experiencias y las opiniones de nuestros allegados. Por supuesto, también podemos consultar información en directorios médicos especializados o e internet, con el fin de conocer el currículum y la experiencia del médico al que hemos decidido acudir. Una vez que solicitamos una consulta, es preciso elaborar una lista de las preguntas que haremos, en orden de importancia, procurando que estas incluyan las interrogantes que tengamos sobre la variedad de tratamientos disponibles para nuestra enfermedad, con sus riesgos y beneficios. Siempre es bueno preguntar qué puede pasar si decidimos no recibir uno u otro tratamiento. A la consulta debemos llevar los récipes con los nombres de los medicamentos que hemos recibido y los tratamientos que se nos han indicado; igualmente, todos los exámenes que se nos han realizado, para que el especialista pueda emitir una opinión veraz y completa. Puede solicitarle material impreso o audiovisual que le ayude a entender mejor su caso e incluso puede decirle participar en un grupo de apoyo con otros pacientes. Todo esto tiene la intención final de entender lo que es necesario para decidir sobre nuestra salud. Probablemente esta segunda opinión sea la más importante y la más benéfica para nosotros. ¿Quién tiene la razón? ¿A quién debemos creerle? Definitivamente, será más confiable la opinión que esté respaldada por el conocimiento científico vigente, al mismo tiempo que despeje todas nuestras dudas y que cumpla con nuestras expectativas personales y familiares. Que faciliten la mejora del padecimiento, que tome en cuenta nuestro estado de salud actual y que muestre preocupación por que este se conserve con una calidad de vida digna, sin sacrificar las actividades fisiológicas, laborales y sociales. Si se escoge una buena segunda opinión, difícilmente habrá la necesidad de una tercera.

Prevención cáncer de próstata

2n732mw (1)

La información actual sobre los factores de riesgo del cáncer de próstata sugiere que algunos casos pueden prevenirse. Un posible factor de riesgo que puede cambiarse es la dieta. Se puede disminuir el riesgo de padecer cáncer de próstata con una alimentación baja en grasa y rica en verduras, frutas y cereales. La Sociedad de Cáncer de Estados Unidos recomienda alimentarse con una variedad de comida saludable, con énfasis en la de origen vegetal, y limitar el consumo de carne roja. Aconsejan también el consumo diario de fruta y productos con fibra, pan, cereales, arroz. Estas sugerencias nutricionales también sirven para disminuir el riesgo de otros tipos de cáncer. Los tomates, los cítricos y la patilla son ricos en licopenos. Estas sustancias, parecidas a las vitaminas son antioxidantes que pueden ayudar a prevenir las mutaciones del ADN y, por tatno, disminuir el riesgo de cáncer de próstata. Se han estudiado los efectos de la vitamina E y el selenio como preventivos. Varios estudios asocian los antiinflamatorios no esteroides, como la aspirina ® tomada diariamente, con una menor incidencia de cáncer de próstata en varones mayores de 60 años o más. Hay que tomar en cuenta que la causa exacta del cáncer de próstata es desconocida, y que hay factores de riesgo como la edad, la raza o la historia familiar que no pueden controlarse. Con información de No le tenga miedo al dedo por Dr.René Sotelo.

Lo que debes saber sobre la próstata

La próstata se ha convertido en un fantasma que gravita sobre las preocupaciones masculinas. Sin embargo, lo cierto es que al adentrarnos en la información sobre esta glándula, que únicamente se encuentra en los hombres, su aura de misterio comienza a desaparecer. ¿QuVistadeLaprostataé es la próstata? Es un órgano masculino que se localiza por delante del recto y por debajo de la vejiga. Está formado por células especializadas en producir el líquido del semen, el cual protege y nutre a los espermatozoides. Consta de dos partes: 1) Porción externa Representa el 30% del órgano, está constituida por tejido fibromuscular y está recubierta por lo que se conoce como cápsula, que es una delgada membrana de tejido fibroso. 2) Porción interna Formada por glándulas y conductos constituye el 70% restante.   Se divide en dos lóbulos: Derecho e izquierdo, los cuales están separados por un surco medio que es palpable a través del tacto rectal.   ¿Dónde está la próstata? La próstata se localiza debajo de la vejiga, detrás del hueso del pubis del recto. Rodea la primera parte de la uretra, el conducto por donde se evacuan la orina y el semen. A ambos lados hay nervios y vasos sanguíneos. Debajo de la próstata se encuentra un conjunto de fibras musculares circulares que constituyen eDondeestalaprostatal esfínter urinario y que evitan la salida de la orina al toser, al moverse, o al realizar actividades físicas. Una característica de la próstata es que en varias etapas de la vida aumenta de tamaño. En el nacimiento tiene el tamaño de un grano de caraota. A lo largo de la infancia y de la adolescencia continúa creciendo, hasta alcanzar las dimensiones de un adulto; entonces llega a medir aproximadamente 3 centímetro de largo, 4 centímetros de ancho y 2 centímetros de espesor y pesa alrededor de 20 gramos. Mantiene ese volumen hasta que el hombre llega a los 45 años de edad cuando comienza a crecer nuevamente, lo cual puede causar una reducción en la luz de la uretra y por lo tanto, dificultades para el vaciamiento de la orina o micción. Para su estudio, la próstata se divide en 5 áreas: área central, periuretral, transicional, periférica y fibromuscular.   ¿Para qué sirve la próstata? Aunque todavía la medicina tiene por delante el reto de esclarecer completamente el papel de la próstata, se sabe que sobre ella recaen dos importantes tareas: producir una buena cantidad de la parte líquida que compone el semen y secretar sustancias nutritivas vitales para los espermatozoides y, por tanto, para la reproducción.

tamanoyareas

Relación con el sistema reproductor La próstata forma parte del itinerario que tienen que cumplir los espermatozoides dentro del organismo. Ellos, que se originan en los testículos, viajan a través del conducto deferente y luego pasan por la uretra que, como un túnel, atraviesa la próstata de un extremo a otro. Las vesículas seminales, por su parte, producen un líquido que también se drena dentro de la próstata. La uretra conduce este líquido hacia el exterior. Durante el orgasmo, el líquido prostático se mezcla con el de las vesículas seminales y se une con el esperma para formar el semen. Las contracciones del músculo prostático posibilitan la eyaculación, gracias a la cual el semen es expulsado a través de la uretra hacia afuera del pene. Relación con el sistema urinario Una vez que los riñones filtran la sangre para limpiarla de las impurezas, producen la orina, que se almacenarán en la vejiga para luego viajar por la uretra hacia el exterior. Precisamente porque la uretra atraviesa la próstata, cualquier crecimiento de esta última la va a comprimir y va a causar dificultades para orinar. Al igual que todos los órganos del cuerpo humano, la próstata puede verse afectada por varias enfermedades. Entre ellas las más frecuentes son la inflamación de diferentes orígenes (prostatitis), el crecimiento benigno que produce obstrucción, llamado hiperplasia prostática benigna (HPB), y el cáncer. Fuente: Extracto libro No Le Tenga Miedo al Dedo por Dr. René Sotelo