“Cambios en el pene” que aparecen con la edad

Facebooktwitterlinkedinmail

cambios en el pene

En menor o mayor medida, a todos nos asusta un poco envejecer. En el caso del hombre muchos cambios en su aparato reproductor van ligados al pasar de los años. En esta oportunidad comparto un artículo publicado en el diario Huffington Post en el que describen algunos cambios que se dan en el pene conforme va pasando el tiempo. A muchos nos gustaría pensar que algunas áreas de nuestro cuerpo se salvarán de los signos del envejecimiento, pero lo cierto es que gradualmente a partir de los 40 los cambios se hacen más notables. El artículo enumero cinco cambios: Color: La aterosclerosis, un problema común del envejecimiento, restringe el flujo sanguíneo, afectando corazón, el cerebro, y el pene. Con menos sangre en la zona, el pene se vea de color más claro, dice el Dr. Castellanos, terapeuta sexual de Nueva York. Esto no es nada de qué preocuparse, siempre y cuando usted realice chequeos regulares que demuestran que todo lo demás está en orden. También, al igual que la piel se muestra en todas partes los efectos del envejecimiento, también lo hace la piel del pene. Puede parecer más moteada. Tamaño: Un tema delicado. La verdad es que el pene se reducirá un poco el paso del tiempo como resultado de la disminución del flujo sanguíneo y la testosterona. ensibilidad: La testosterona ayuda a mantener el tejido nervioso. Cuando sus niveles empiezan a caer, habrá una disminución en la sensibilidad, por lo que es más difícil alcanzar el orgasmo. El Dr. Castellanos recomienda proteger la salud del pene teniendo erecciones diarias.Éstas mantienen las arterias en forma y llevar el flujo de sangre a la zona. “Es como si no vas al gimnasio, los músculos se vuelven más finos y sus arterias se cerrarán. Lo mismo sucede con un pene “, añade. Disminución de la función urinaria Los problemas urinarios tienen que ver con la salud de la próstata. Estos afectan al 20% de los hombres en sus 40 años, 50 a 60 por ciento de los hombres de 60 años, y de 80 a 90 por ciento de los hombres en sus 70 y 80 años.