Testosterona: la hormona del poder, el sexo y la risa. ¿Representa realmente un riesgo su pérdida progresiva?

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

testosterona Con el pasar de los años, todos los hombres experimentan cambios naturales. Entre estos, se ha estudiado en profundidad la pérdida progresiva de la hormona masculina conocida como testosterona (T), pérdida que trae aparejada la presencia de síntomas tales como: alteración del sueño, cambios en el estado de ánimo (fundamentalmente irritabilidad), pérdida de la fuerza, disminución del deseo y calidad de la erección, entre otros. En 1950 aparece una importante modalidad de tratamiento para aquellos hombres con bajos niveles de testosterona, denominados hipogonádicos.  Dicho tratamiento consiste principalmente en el suministro de hormona sintética en diferentes presentaciones, tales como inyecciones, tópicos y spray. Hoy en día se puede caminar con facilidad sobre la delgada línea de los cambios normales del envejecimiento y las enfermedades. Esto ha llevado a una mejor comprensión de las condiciones de los hombres con hipogonadismo, a partir de la cual se ha logrado interpretar que existe una relación directa entre los niveles bajos de la hormona en sangre y la incidencia de un mayor riesgo cardiovascular (infarto agudo al miocardio),de colesterol alto y de diabetes mellitus, entre otros padecimientos. Recientemente se ha discutido si el reemplazo de la hormona masculina favorece la mejoría de la condición de hipogonadismo o si, por el contrario —y según lo expuesto en dos estudios recientes en las revistas PLOS ONE y JAMA, en los cuales se ha experimentado con un grupo de hombres mayores de 65 años y con antecedente de infarto agudo de miocardio sometidos a tratamiento de reemplazo hormonal con testosterona— existe un mayor riesgo de presentar eventos cardiovasculares, así como un aumento en la mortalidad. A lo anterior ha respondido la comunidad científica. Algunos han manifestado su respaldo, mientras que muchos otros han hecho sentir su oposición a los efectos deletéreos obtenidos mediante la utilización de tratamientos de reemplazo hormonal.Por su parte, la entidad reguladora de los medicamentos en Estados Unidos, la Food and Drug Administration (FDA por sus siglas en inglés), se ha expresado y ha exigido nuevos y más concluyentes estudios científicos por parte de las compañías expendedoras de este medicamento, a los fines de reevaluar su seguridad. En los últimos congresos realizados a nivel mundial en el mundo urológico, el Congreso Americano de Urología (AUA), así como el Congreso Europeo de Urología (EUA), se han manifestado respecto a la discusión en curso y han declarado su apoyo al uso apropiado, así como al seguimiento oportuno, del reemplazo hormonal de los pacientes hipogonádicos.