¿Su hijo se orina mientras duerme? Entérese por qué, y qué hacer

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

HijoPor el Dr. Oscar Martín La patología referida a los infantes que se les escapa la orina involuntariamente durante las noches mientras duermen (incontinencia nocturna en niños) se le denomina “enuresis nocturna”. Representa una gran problemática no solo para el niño quien claramente se siente mal consigo mismo por la situación, sino también para los padres, quienes la mayoría de las veces ante su impotencia para afrontarlo, incurren en maniobras poco convencionales, hasta descabelladas y pueden incluso llegar a la peor práctica, que es el maltrato y la agresividad no solo física sino psicológica y emocional hacia los pequeños. “Por ello, vamos a describir en esta ocasión de qué se trata esta patología, y los manejos actuales”. 1) Qué es la Enuresis nocturna (EN) Aunque parece obvio después de haber leído la introducción, es importante saber que EN, es una patología cuyo único síntoma es la pérdida de la orina involuntaria en las noches durante el sueño en un niño > 5 años. Y su importancia radica, en diferenciar si se presenta ese único síntoma o se acompaña de otros, cuando es único síntoma se denomina “enuresis monosintomática”, y si se acompaña de otros síntomas como: • Dolor en el tracto urinario bajo, • Aumento de la frecuencia miccional (≥8 veces / día), • Disminución de la frecuencia miccional (≤3 veces / día), • Incontinencia diurna (escape de orina involuntario durante el día), • Urgencia (sensación repentina, inesperada e inmediata para orinar), • Vacilación (dificultad para iniciar micción), • Esfuerzo (realizar presión abdominal para iniciar y mantener la micción), • Chorro débil o intermitente (fuerza débil de la expulsión de la orina y / o la micción se produce en varios intentos). Se denominaría “enuresis No monosintomática” , su causa y tratamiento es mas complejo, por ello la importancia de saber que tipo de Enuresis tiene el niño. Además la EN se clasifica en primaria y secundaria

  • Primaria, si el niño jamás ha controlado el esfínter o el poco control que pudo tener no duró más de 6 meses.
  • Secundaria, el niño logró estar seco por mas de 6 meses y nuevamente inicia después de ese periodo la incontinencia nocturna. Para ser práctico estaba bien y recayó en la enfermedad. Este tipo de enuresis se asocia con un suceso estresante en la vida del niño (muerte de algún padre, divorcio, abuso sexual, bullying, entre otras).

pipi2) ¿Por qué se produce esta patología? Se ha llegado a la conclusión que es multifactorial.

  • Poliuria Nocturna: es el aumento de la producción de la cantidad de orina durante el sueño. Puede ser por aumento de la ingesta de líquidos antes de dormir y / o reducción de la producción o respuesta a la hormona antidiurética (ADH, vasopresina) que es una hormona producida en la glándula pituitaria en el cerebro.
  • Disminución de la capacidad de la vejiga: Una vejiga normal en un niño de 1 año tiene capacidad de 60 ml de líquido y aumenta aproximadamente 30 ml por año. Aunque no se ha encontrado diferencia anatómicas en tamaño de la vejiga de niños sanos y con EN, si se ha demostrado una reducción en función de la vejiga durante la noche, a diferencia de la función diurna.
  • Hiperactividad del detrusor: la contracción del músculo de la vejiga involuntaria, aunque no se ha logrado demostrar completamente se postula que existe un defecto en la inhibición de las contracciones involuntarias.
  • Trastornos de excitación del sueño: No está claro si esto es causado por alteraciones del sueño o problemas con la comunicación de la vejiga y el cerebro, se ha encontrado que los niños con EN tienen el sueño muy profundo o muy ligero.
  • Retardo de la maduración Global: con bastante fuerza se encuentra la hipótesis de alteración en la maduración neurofisiológica de los niños con EN con respecto a los sanos. Esto no significa que el desarrollo cognitivo ni la inteligencia estén afectados.
  • Genética: nuestros genes juegan un papel importante, se ha visto que niños con EN tiene uno o los dos padre con el antecedente de haber tenido la misma patología. 50 a 70% de estos niños han tenido alguno o ambos padres con esta patología.

2) ¿Cómo lo diagnostico? Después de leer este blog, ya tiene una idea de que síntoma puede tener su hijo o niño cercano que conozca, sin embargo, es importante que acuda a un profesional, idealmente un urólogo, urólogo pediatra o un pediatra, para realizar los estudios pertinentes y hacer un diagnóstico acertado. No espere a practicar con el niño métodos caseros o incurra en violencia, simplemente acuda al especialista.

  • Examen físico, en búsqueda de alguna anomalía anatómica que pueda descartar o confirmar el diagnostico primario.
  • Estudios en orina: dentro de ellos, un examen de orina descartando infección en el tracto urinario.
  • Estudios especializados: de ser necesario una urodinamia para descartar alguna patología vesical o del esfínter urinario. Entre otras.

Los estudios varían de acuerdo al paciente y el cuadro clínico.   3) Cómo se maneja Nos centraremos en la primaria mono sintomática.

  • Comportamiento

La primera línea y tal vez la más importante es educar a la familia sobre la patología, para evitar refuerzos negativos en el niño. Se les debe explicar que la mayoría de los niños con EN tendrá una resolución espontánea y es oportuno esperar hasta entonces. En general, el objetivo del tratamiento EN incluirá: la reducción del número total de noches que el niño tenga enuresis, evitar la enuresis en noches específicas en lugares específicos, la reducción del estrés para el niño y la familia, y la prevención de la recurrencia EN. El siguiente paso es la terapia conductual o uroterapia, la uroterapia es un tratamiento no farmacológico y no quirúrgico para EN que incluye educación sobre: la ingesta de líquidos debe ser la mayoría en el día; evitar el estreñimiento, al igual que la ingesta de diuréticos como café, refrescos, etc. y también evitar ingesta de líquidos 1 a 2 hrs antes de dormir. La terapia motivacional (refuerzo positivo), premios o regalos motivan a los niños a seguir el tratamiento de EN y cabe destacar que el castigo (refuerzo negativo) no es una opción de tratamiento aceptable.

  • Alarmas

Después de 6 semanas si no ha mostrado mejoría la terapia de comportamiento se inician las alarmas. Las alarmas son dispositivos que se activan ante el escape de orina del niño. En el pañal se ubica un sensor que reacciona ante el contacto con la orina, activando la alarma que hace que el niño se despierte.

  • Medicamentos

Después de agotar los anteriores manejos, se recurre a los medicamentos que deben ser solo bajo prescripción de un especialista. o Desmopresina: es una hormona antidiurética sintética en tableta o aspersor nasal, se recomienda como terapia de primera elección. o Anticolinérgicos: oxibutinina inhibe las contracciones involuntarias de la vejiga, a pesar de su efectividad, su uso es limitado debido a los efectos adversos. Su efectividad varia según el estudio analizado, pero es entre el 50% al 70%.

“ La salud de tu hijo lo es todo, recuerda que esta patología tiene solución, acude al especialista y no esperes mucho para verlo feliz”

BIBLIOGRAFÍA

  1. Avicenna J Med. 2014 Oct;4(4):77-86. Nocturnal enuresis: A topic review and institution experience. DiBianco JM1, Morley C2, Al-Omar O2.
  2. BMJ. 2013 Oct 29;347:f6259. Management of nocturnal enuresis.