Sexualidad y cáncer de próstata

Facebooktwitterlinkedinmail

cancer-prostata-ATS

Es natural que cuando un hombre reciba la noticia que tiene cáncer de próstata, sufra un descontrol anímico, se sienta triste, furioso o asustado, estados de ánimos que pueden empeorar la erección y su actividad sexual. El cáncer de próstata no se transmite por vía sexual, de manera que la actividad sexual que usted realice no va a empeorar su situación; las relaciones sexuales no van a enfermar a su pareja, más bien son recomendables porque mejoran la oxigenación del pene, evitan la cicatrización del cuerpo cavernoso y previene la disfunción eréctil. Sin embargo, la ansiedad y la depresión que pueden presentarse al momento de saber el diagnóstico del cáncer de próstata sí pueden ocasionar la disfunción eréctil. Existen tres clases de posibilidad en el tratamiento del cáncer de próstata: 1. Observación: En este caso, no olvide que su actividad sexual no afectará el curso del cáncer. Cuanto tenga relaciones sexuales disfrútelas y si por la edad o por algún otro problema de salud su erección no es la mejor, avísele a su urólogo para que inicie el tratamiento lo antes posible. Esto previene un mayor daño de la erección. 2.Paliación (manejo de los síntomas): Pero si su situación es diferente y se decidió iniciar una terapia hormonal para suprimir la producción de testosterona, entonces se va a afectar el deseo de tener alguna actividad sexual. Al no interesarle el sexo, no va a tener erecciones. Algunos hombres, sin embargo, conservan sus erecciones y su actividad sexual, pero esto es muy individual. 3. Cirugía – radioterapia: entre la alternativa para intentar curar el cáncer cuando está localizado dentro de la próstata están: la cirugía y al radioterapia. La cirugía que se lleva a cabo se denomina prostatectomía radical. La radioterapia se practica en forma externa o interna, la cual se hace directamente en la próstata y se conoce como braquiterapia. Cada una de estas modalidades de tratamiento (la cirugía o la radioterapia) tiene un riesgo de producir disfunción eréctil, porque pueden afectar los nervios y los vasos (venas y arterias) que van al pene y están encargados de la erección. La frecuencia de la disfunción eréctil después de la radioterapia externa varía entre el 25% y el 58% y depende de mucho factores; entre los más importantes está el tipo y la calidad de la máquina con que se realice la radioterapia. El daño en las arterias encargadas de producir la erección es progresivo, y mientras más tiempo lleve desde la radioterapia más se nota la disfunción eréctil. La radioterapia conformacional tiene mejores resultados, al poder delimitar el campo de la radioterapia con mayor precisión. Los resultados de las nuevas formas de radioterapia, como la de protones y la intensidad modulada, están por conocerse, pero todo indica que sus resultados serán mejores. La braquiterapia causa difunción eréctil con una frecuencia similar, es decir, entre el 30% y 50%. Al igual que la radioterapia externa, la relación lesiona los vasos y los nervios que producen la erección y mientras más tiempo pase, más se nota este fenómeno. La radioterapia no afecta las ganas de tener relaciones sexuales a menos que se utilicen al mismo tiempo medicamentos que disminuyan o bloqueen la producción de la testosterona. Esta terapia hormonal producen un descenso del impulso sexual, afectando adicionalmente la erección. La prostatectomía radical también puede originar disfunción eréctil y depende de si durante la cirugía se logra o no preservar los nervios y los vasos que producen la erección. Cuando el tumor es muy grande probablemente no será conveniente conservar este paquete neurovascular; por el riesgo de dejar fragmentos de cáncer en esta zona. Esto lo decidirá el urólogo antes o durante la cirugía. El riesgo de presentar disfunción eréctil después de la prostatectomía radical varía entre un 30% y 90% dependiendo de la conservación de los paquetes neurovasculares. Otro elemento que influye es la calidad de la erección que se tenía antes de la cirugía. Otro factor importante es la experiencia de urólogo, pues los que tienen más experiencia en esta cirugía logran mejores resultados. Fuente: Dr. René Sotelo y Dr.