Revista tendencia: La robótica como medicina para el futuro

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

ReneSotelo_revistatendencia

Por Heather Parra

El médico venezolano radicado en California, trabaja en el Norris Cancer Center de la Universidad del Sur de California y es pionero de la cirugía con robots en Latinoamérica. Sus avances vanguardistas dan nuevas oportunidades de vida y una mayor precisión a las intervenciones quirúrgicas.

Su vida se ha desenvuelto en los pasillos de las clínicas y las salas de operación, donde dedica su tiempo a generar más calidad de vida a los pacientes. Es su deseo y propósito. René Sotelo es un médico venezolano, cirujano general y urólogo que actualmente se encuentra en California, Estados Unidos, luego de trabajar en Venezuela por muchos años. Fundó el Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva (CIMI) en Caracas, llevándolo también a Colombia, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, México y Bolivia.

A lo largo de su trayectoria, este caraqueño de ascendencia mexicana ha transmitido sus conocimientos sobre cirugía laparoscópica por más de 22 países, entre ellos Alemania, Corea, India, Turquía, Egipto, Italia, Colombia, Kuwait, Nicaragua, Catar, Costa Rica, Brasil, Suiza y México. Su método y dedicación ha sido reconocido por organizaciones urológicas en todo el mundo, premiando sus videos operatorios y los avances que ha aportado al campo de la urología.

¿En qué momento de su carrera empezó a trabajar con robots?

— He trabajado más de 20 años en la especialidad urológica, con dedicación y curiosidad científica, documentando todos los procesos que voy haciendo y así analizar la evolución de los casos. Eso me llevó a publicar, estudiar y desarrollar técnicas propias, viajando por muchos sitios y haciendo cirugías para demostrar el procedimiento. A medida que viajaba a más países, más personas llegan a Venezuela a preguntarme sobre los métodos y vernos operar, así viajé a 25 países para dar charlas en casi todos lados. Claro, Venezuela ya contaba con esos insumos, durante 20 años hemos formado a médicos del mudo entero, que fueron a Venezuela a instruirse. Fueron doctores de Brasil, Suiza, Italia… que estuvieron en el país entrenándose. Venezuela es pionera en laparoscopia mediante robots, fuimos el primer país de América Latina en operar de esta forma. Yo fui a Colombia y Brasil a realizar las primeras cirugías con robots en esos países. Así fuimos llevando la cirugía robótica y laparoscopia a toda Latinoamérica. Hoy en día operamos con todas las dificultades que presenta el país, pero sí, nosotros hemos sido pioneros y tenemos la experiencia más importante de toda Latinoamérica en este tipo de cirugías.

¿Qué ha sido lo más difícil que ha experimentado durante su profesión?

— Saber que al final la muerte de un paciente te va a llegar, a pesar de que soy cuidadoso y obsesivo para no tener complicaciones. Pero la realidad es que la muerte y el cáncer te alcanzan. Afortunadamente me pasa muy poco.

A pesar de enfrentarse a la muerte constantemente, ¿esa sensación de temor continúa?

—En el caso de la urología, la mortalidad es muy baja. Sin embargo, hay gente que se mantiene distante para evitar ser afectado emocionalmente, yo considero que al estrechar lazos se puede enriquecer el alma. Se desarrollan vínculos muy especiales con la familia y el paciente, son varios años de lucha juntos y te acuerdas de ellos y sus vivencias, no importa que luego te afloren las lágrimas. A pesar del vínculo con el paciente, pienso que la muerte es parte de la vida y sus altibajos.

La entrevista completa en tendencias.com