Litiasis urinaria o cálculos renales

Facebooktwitterlinkedinmail

La litiasis urinaria se forma debido a la unión de ciertas sustancias presentes en la orina (calcio, ácido úrico, oxalato), las cuales no pueden ser diluidas ni eliminadas por el riñón y, en consecuencia, se generan pequeños cristales que, al adherirse unos a otros, aumentan su tamaño hasta formar el cálculo

Por Dr. Raúl Carlini

¿Qué es la litiasis de la vía urinaria? Es la presencia de formaciones minerales sólidas, conocidas también como cálculos o piedras, las cuales se pueden formar en el riñón, en los uréteres o en la vejiga. ¿Cómo se forman los cálculos urinarios? Se forman debido a la unión de ciertas sustancias presentes en la orina (calcio, ácido úrico, oxalato), las cuales no pueden ser diluidas ni eliminadas por el riñón y, en consecuencia, se generan pequeños cristales que, al adherirse unos a otros, aumentan su tamaño hasta formar el cálculo. ¿Qué tan frecuente es esta enfermedad? La litiasis renal se estima que afecta al 4% de la población mundial, siendo más frecuente en el sexo masculino, calculando que el 13% de los hombres y el 7% de las mujeres han tenido por lo menos una litiasis urinaria en su vida. ¿A qué edad se manifiesta? Aunque no existe edad, país o grupo étnico particularmente propenso a padecer la enfermedad, se ha determinado que la mayor incidencia se registra en la población de entre 30 y 60 años. ¿Hay diferentes tipos de cálculos? Sí, y cada uno tiene causas de formación distintas. Entre los más comunes podemos mencionar:

  • Cálculos de calcio. Son los más frecuentes. Ocurren por la pérdida urinaria de calcio (hipercalciuria) proveniente de los huesos o por el aumento en la absorción intestinal de ese mineral. Estos pacientes pueden tener osteoporosis y mayor riesgo de fracturas.
  • Cálculos de ácido úrico. Se forman por el incremento en la eliminación de ácido úrico en la orina, acompañado de orina ácida (pH ácido). Son frecuentes en personas obesas y en pacientes diabéticos.
  • Cálculos de estruvita (de origen infeccioso). Son más comunes en las mujeres. Bacterias como el Proteus y la Klebsiella aumentan la acidez urinaria y dan origen a estos cálculos, los cuales suelen ser de gran tamaño y ocupar gran parte del riñón, tomando la forma de un coral o de un asta de venado, como también se les conoce.

litiasis o calculos renales¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad? Los síntomas varían según el tamaño y la ubicación del cálculo. Generalmente la mayoría de los cálculos menores de 7 mm de diámetro pueden ser expulsados con tratamiento médico o de manera espontánea. Cuando presentan síntomas, estos son los más frecuentes:

  • Cólico nefrítico. Se produce cuando el cálculo obstruye el paso de orina porque este se “atasca” en el uréter (conducto que lleva la orina del riñón a la vejiga) y no permite el libre flujo urinario, lo que dilata la vía urinaria y ocasiona un dolor muy intenso localizado según el sitio de obstrucción y el cual puede extenderse hacia el abdomen inferior e incluso a los genitales.
  • Hematuria. Es la presencia de sangre en la orina, la cual puede detectarse a simple vista o mediante el estudio de orina. Este sangrado es ocasionado por la fricción del cálculo al transitar por las vías urinarias.
  • Otros síntomas. Náuseas, vómitos, necesidad persistente de orinar, micción dolorosa o con dificultad. En algunos casos, la orina que no puede salir por la obstrucción del cálculo se infecta y ocasiona escalofríos y fiebre. Estas infecciones urinarias se pueden complicar y afectar al riñón (pielonefritis).

¿Cómo se hace el diagnóstico? Hoy en día, la tomografía computarizada con reconstrucción en tercera dimensión es el método más preciso, rápido y menos invasivo para conocer la presencia y la localización del cálculo. También se puede utilizar la radiografía de abdomen y el ecosonograma renal, aunque brindan información menos exacta. Para conocer la causa que origina los cálculos deben hacerse estudios especiales en orina y sangre, como la determinación de calcio, fósforo, ácido úrico, oxalatos, citratos, determinación del pH urinario y urocultivo, para determinar la presencia de infección urinaria. Una vez que el paciente expulsa un cálculo urinario o que se le extrae alguno mediante cirugía, este se debe mandar a analizar para conocer su composición química exacta y planear un tratamiento específico. La determinación de la hormona paratiroidea que regula la concentración de calcio en el organismo es igualmente importante. ¿Cuál es el tratamiento? Varía según el número de cálculos, su tamaño y su localización. En general, las siguientes son indicaciones fundamentales que forman parte esencial del tratamiento. Ingesta abundante de líquidos El consumo de agua debe ser abundante, entre 2 a 2,5 litros diarios. Esto estimula la producción de orina, lo cual puede ayudar a disminuir la formación de cálculos y también a empujar los ya formados para facilitar su expulsión. Además, con esta ingesta de líquido se diluyen las sustancias que componen la litiasis, facilitando su eliminación por la orina. En climas cálidos es necesario ingerir más agua para compensar la pérdida de líquido por el sudor. Esto ayuda a mantener menos concentrada la orina y reduce el riesgo de la formación de litiasis. Dieta Según las características químicas del cálculo, el médico podría hacer algunas modificaciones en la dieta. Aunque tradicionalmente se ha recomendado reducir el consumo de calcio para combatir los cálculos formados por ese mineral, estudios recientes demuestran que los pacientes con una dieta pobre en calcio pueden tener una mayor recurrencia de litiasis. La razón es que la excreción de oxalato de calcio aumenta cuando la dieta es baja en calcio. Además, la dieta baja en calcio durante períodos prolongados puede producir osteoporosis. Entonces, la dieta debe ser normal y se puede complementar con una baja ingesta de sal y de proteínas de origen animal (carne). Diuréticos Son medicamentos que aumentan la excreción de orina. Algunos de ellos se utilizan para disminuir la eliminación urinaria de calcio y disminuir la aparición de cálculos urinarios. Alopurinol Es un fármaco que disminuye la concentración de ácido úrico en sangre, con lo que disminuye también su presencia en la orina y resulta efectivo en el tratamiento de los cálculos constituidos por ácido úrico. Citrato de potasio Aumenta el pH urinario para corregir la orina ácida y evitar la formación de cristales de calcio.

Otros tratamientos

Ondas de choque Es la técnica conocida como litotripcia extracorpórea. Emplea ondas electromagnéticas que se dirigen desde afuera del organismo hacia el sitio donde están los cálculos y los pulverizan en pequeños fragmentos que pueden ser expulsados con la orina. El método no requiere incisiones y es menos doloroso que la cirugía, aunque se pueden requerir varias sesiones de tratamiento. Endourología Consiste en el uso de técnicas quirúrgicas de mínima invasión, que emplean modernos instrumentos equipados con dispositivos de óptica y de trabajo que permiten acceder a la vía urinaria a través de orificios naturales o de pequeños incisiones creadas para ubicar y extraer el cálculo sin necesidad de grandes heridas quirúrgicas. Es el tratamiento más frecuente y probablemente más efectivo en el tratamiento de la litiasis urinaria. Cirugía laparoscópica y robótica Estas técnicas de mínima invasión son empleadas en centros de excelencia académica y científica donde los tratamientos antes mencionados no son suficientes para eliminar los cálculos de la vía urinaria. Cirugía abierta Debido a la amplia oferta de tratamientos mínimamente invasivos, los cuales reportan altas tasas de éxito, este tipo de cirugía va cayendo en desuso en la mayor parte del mundo. ¿La litiasis puede ser recurrente? Esta enfermedad tiene un componente hereditario y tiende a ser recurrente, especialmente si la causa no ha sido identificada o cuando no se ha recibido tratamiento para evitar la formación de cálculos.