Category Archives: Hiperplasia de próstata

Hiperplasia de próstata, urología, publicaciones urológicas, doctor rené sotelo, caracas, venezuela, bogotá, colombia, los angéles, california, eeuu, usa, urología oncológica, cáncer de próstata

Mitos acerca de la orina

  1. ¿Qué es exactamente la orina? ¿De qué está compuesta?

La función de nuestros riñones es filtrar la sangre y eliminar los residuos de nuestro cuerpo. La orina es un fluido corporal producido por los riñones que contiene los residuos excretados. Está compuesta de agua, electrolitos y compuestos nitrogenados, como la úrea. Se desplaza desde los riñones  hacia los uréteres y de allí a la vejiga, donde se almacena. Cuando estamos listos para orinar, la orina sale de la vejiga y del cuerpo a través de la uretra.

  1. ¿Hay alguna verdad en los rumores de que se puede curar el pie de atleta con la orina?

Algunas personas dicen que la orina puede curar el pie de atleta debido a la úrea que contiene. Tendría que ser una cantidad muy grande de úrea para que se considere útil en el tratamiento de la tinea pedis  o “pie de atleta”; es decir,  más de la que se encuentra normalmente en la orina. Así que en realidad no, probablemente no funcione.

  1. Algunas personas insisten en que beber orina puede curar todo tipo de enfermedades y dolencias. Esto no puede ser cierto, ¿o sí?

La idea de la orinoterapia comenzó alrededor del siglo XX. Las personas afirman que funciona para curar algunas condiciones médicas como la pérdida de cabello, el cáncer, daños crónicos del sistema cardiovascular, así como para prevenir las infecciones virales y bacterianas. Incluso personas famosas, como Madonna o el ex primer ministro de la India han mencionado usar esta terapia. Sin embargo, no hay evidencia científica que demuestre que estos tratamientos sean efectivos.

  1. ¿Orinar en una picadura de medusa realmente sirve?

Realmente no. De hecho, si la orina está demasiado diluida, podría realmente aumentar el dolor, porque la orina activa las células venenosas que quedan después del contacto con las medusas. Aunque algunos analgésicos pueden ser útiles para controlar el dolor, el mejor tratamiento es dejar que el efecto del veneno de las medusas disminuya con el tiempo (usualmente menos de 24 horas).

  1. Si alguna vez te ríes muy fuerte y se escapa un poco de orina hacia los pantalones, ¿es esto causa de alarma?

Esto puede suceder a veces. Puede ser porque la vejiga está demasiado llena y cualquier aumento en la presión intraabdominal puede hacer que la orina salga. A veces, esto es  resultado de debilidad de los músculos del piso pélvico y  el esfínter urinario, producto, en ocasiones, de una cirugía pélvica o de partos previos. Cuando una persona realiza cualquier maniobra que aumenta la presión intraabdominal (como toser, estornudar, reírse, agacharse) lo suficientemente alta como para superar la resistencia del esfínter, puede producirse una fuga de orina. Esto no es una situación peligrosa y guarda más relación con la calidad de vida de los pacientes.

  1. Sabemos que la orina oscura puede ser un signo de deshidratación, pero ¿qué pasa si presenta un color alarmante, como verde o azul?

La orina azul no es común en absoluto. Hay un medicamento llamado azul de metileno que puede dar a la orina este color. El azul de metileno se utiliza generalmente como contraste durante la cirugía para ayudar a identificar estructuras anatómicas, pero también se usa en el tratamiento de una condición llamada metahemoglobinemia; en este caso, el azul de metileno se administra en forma sistémica, lo que le imprime a la orina una coloración azul.

La orina verde puede ocurrir después de la ingestión de cualquier medicamento que contenga grupos fenol. Además, un color verdoso/marrón de la orina puede ser causado por infecciones del tracto urinario o fístulas entre el intestino y el sistema urinario (muchas veces asociadas a otros síntomas, como salida de gas por la uretra al orinar).

La orina también puede presentar un color naranja después de la ingestión de ciertos medicamentos, como rifampicina y fenazopiridina.

Por último, uno de los colores más importantes a tener en cuenta debe ser el rojo, pues puede indicar la presencia de sangre en la orina (hematuria).

La hematuria puede ser visible a simple vista o solo a través del microscopio. Puede presentarse sola (hematuria asintomática) o acompañada de algún otro síntoma. La hematuria asintomática suele estar asociada a un peor pronóstico, porque se relaciona con enfermedades más severas, por lo que debe realizarse una evaluación exhaustiva  con el fin de descartar, en primera instancia, un tumor de vejiga,  de riñón o de uréter, en orden de frecuencia, sobre todo si el paciente presenta antecedentes tabáquicos, porque este es el factor de riesgo más importante en este tipo de tumores. Otras causas de hematuria descritas son los cálculos urinarios, la hiperplasia prostática y las infecciones urinarias, entre otras.

  1. ¿Por qué algunas personas perciben olor a espárragos en su orina y otras no?

De acuerdo con los hallazgos de una investigación, la capacidad de percibir olor a espárragos en la orina está relacionada con un gen en nuestro ADN (cromosoma 1) que está directamente relacionado con la presencia de ciertos receptores olfativos. Se expresa menos en las mujeres, y como resultado,  son menos propensas a sentir ese olor particular en la orina.

  1. La enfermedad de orina de jarabe de arce suena como un trastorno falso. ¿Es verdadero?; y si es así, ¿qué lo causa?

Efectivamente, se trata de una enfermedad causada por la ausencia genética de una enzima necesaria para descomponer (metabolizar) algunos aminoácidos esenciales en el cuerpo para su  uso posterior. Una enzima ausente o defectuosa conduce a un amplio espectro de signos y síntomas tales como convulsiones, diarrea y un olor dulce de la orina.

  1. ¿Es importante la fuerza del chorro de orina? ¿Qué significa que alguien sea capaz de orinar desde una gran distancia? ¿Hay alguna ventaja en poder orinar desde más lejos?

La fuerza del flujo urinario, así como el diámetro, son importantes como referencia cuando se considera una posible obstrucción del tracto urinario. Esto se asocia más comúnmente con hiperplasia prostática benigna, que aumenta el tamaño de la próstata y  puede producir una disminución en la fuerza del flujo urinario, dificultad para vaciar la vejiga o incapacidad para comenzar a orinar.

La distancia desde donde se puede orinar no representa ninguna ventaja. Sin embargo, los hombres, con el pasar de los años, tienden a tener una disminución en la fuerza de su corriente, y por lo tanto la distancia desde donde pueden orinar puede ser más corta.

Causas y síntomas del crecimiento prostático

Por el doctor Oscar Martin A muchos hombres les genera angustia saber que tienen alguna patología en la próstata, y sin embargo suelen eludir cualquier acercamiento con el médico o especialista para ser valorados, por temor, por vergüenza, porque se sienten intimidados o vulnerados en su condición masculina, en fin las excusas sobran para no asistir. Es preciso aclarar que la próstata siendo un órgano pequeño de 10 a 20 gr, ubicado en la región pélvica del hombre por delante del recto (razón del tacto rectal – palpar la próstata por el recto), puede tener dos patologías principales: una que es el cáncer de próstata, se produce principalmente en la periferia; y la otra, en la que nos centraremos en esta ocasión, “el crecimiento prostático benigno”, desarrollado principalmente en la zona central (por donde pasa la uretra).

crecimiento prostático

El crecimiento prostático benigno tiene varias posibles causas por las cuales se desarrolla:

  • Factor hormonal, se debe a los andrógenos (hormonas masculinas) principalmente la testosterona, que va disminuyendo con la edad, y la dehidrotestosterona (un metabolito de la Testosterona 10 veces más activo), que se mantiene igual o aumenta con la edad; los estrógenos a pesar de ser una de las principales hormonas femeninas, en el hombre existen en bajas cantidades y con la edad va aumentando, estas interacciones hormonales favorecen el crecimiento prostático al parecer porque evita que la célula muera y al evitar su muerte existe un aumento del número de células.
  • Factor propio de la próstata, a nivel microscópico, los tejidos, específicamente la interacción Estroma-epitelio, se altera la organización entre ellos y produce un crecimiento excesivo y progresivo de ellos. Esto se ve potenciado y beneficiado por los Factores de Crecimiento -que están normalmente presentes-, pasan de niveles normales a un aumento progresivo.
  • Factor inflamatorio y citosinas, una teoría acerca del crecimiento de la próstata benigna es a raíz de un proceso inflamatorio que se perpetua en el tiempo y señalizado por las citosinas o citoquinas, favorece el estímulo no solo del crecimiento de la célula sino su multiplicación.
  • Factores genéticos y familiares, se ha encontrado asociación entre el crecimiento prostático benigno y algunos genes, lo cual indica una mayor probabilidad de desarrollar la patología cuando ya se ha presentado en varios de los hombres de una familia.
  • Otros factores etiológicos, la ciencia no se detiene y es por ello que día a día descubren más posibles causas de la hiperplasia prostática, y esto a su vez permite desarrollar nuevas terapias para su tratamiento. Es así como se ha encontrado alteración en la señalización de los impulsos nerviosos, alteración en el sistema RHO Quinasa, alteración en la prolactina, alteración en la oxigenación de la próstata, entre otros.

Anatómicamente, el aumento del tamaño de la próstata se produce principalmente a nivel central más exactamente a nivel peri-uretral (alrededor de la uretra) en la zona de transición. Ese crecimiento progresivo empieza a obstruir el paso de la orina de la vejiga hasta su expulsión, presentando “síntomas” gradualmente. Estos síntomas no necesariamente tienen un orden de aparición pero si se puede clasificar en: IRRITATIVOS o Polaquiuria: es orinar más veces de lo normal. Lo normal en un hombre es considerado de 5 a 6 veces al día, sin embargo, esto depende de cada persona. Una forma práctica de saberlo es interrogando sobre el hábito urinario, si ha aumentado con respecto a hace unos años (ejemplo: como cuando tenía 20 años). o Nocturia: orinar más veces en la noche de lo normal. Lo normal es no levantarse a orinar en las noches, sin embargo existe la posibilidad que sea un hábito hacerlo una vez en la noche. Una vez más la forma práctica es compararlo con años atrás. o Disuria: es la micción dolorosa, los pacientes la manifiestan como dolor tipo ardor urente o quemante en el pene o la vía urinaria baja al momento de orinar. Se considera que al presentarse al inicio de la micción su origen es uretral y si se presenta al final de la micción puede ser de la vejiga. o Urgencia urinaria: es la necesidad imperiosa de ir a orinar, y si se acompaña de escape de orina involuntario se considera incontinencia urinaria de urgencia. OBSTRUCTIVOS o Disminución del calibre y fuerza de la micción: como su nombre lo indica el calibre y la fuerza del chorro urinario se disminuye progresivamente, por ello los pacientes en su mayoría no son conscientes del cambio y lo consideran normal, esa es la razón de preguntar al momento de la valoración si en comparación a hace años o cuando se era joven el calibre y fuerza eran iguales al actual. o Vacilación urinaria: también llamado retraso en el inicio de la micción, generalmente la orina fluye al segundo de relajarse el esfínter y se aumenta en pacientes con obstrucción secundaria al crecimiento prostático. o Intermitencia: se refiere al cese del flujo involuntario en más de una ocasión durante la micción, presentando varias micciones dentro del mismo episodio. o Goteo post miccional: después de haber finalizado la micción, el paciente presenta goteo de orina, lo cual es bastante incómodo y limita la vida social. o Esfuerzo: también llamado pujo, es la realización de fuerza o presión abdominal para ayudar a la micción. Normalmente el hombre orina sin esfuerzo. Es primordial aclarar que el aumento del tamaño de la próstata no clasifica la severidad de la patología, así como tampoco el tamaño de la próstata es la que marca la severidad o la presencia de los síntomas. Esto quiere decir que existe la posibilidad de tener una próstata pequeña con síntomas severos, así como una próstata grande sin síntomas.

La inquietud de todo hombre… “Crecimiento prostático”

cancer-prostata-ATS

Por Dr. Oscar Martín

Parte 1. Causas y síntomas.

A muchos hombres les genera angustia saber que tienen alguna patología en la próstata, y sin embargo suelen eludir cualquier acercamiento con el médico o especialista para ser valorados, por temor, por vergüenza, porque se sienten intimidados o vulnerados en su condición masculina, o alguna otra razón se vuelve la mejor excusa para no asistir. Es preciso aclarar que la próstata siendo un órgano pequeño de 10 a 20 gr, ubicado en la región pélvica del hombre por delante del recto (razón del tacto rectal – palpar la próstata por el recto), puede tener dos patologías principales: una que es el cáncer de próstata, se produce principalmente en la periferia; y la otra, en la que nos centraremos en esta ocasión, “el crecimiento prostático benigno”, desarrollado principalmente en la zona central (por donde pasa la uretra). El crecimiento prostático benigno, tiene varias posibles causas por las cuales se desarrolla.

  •  Factor hormonal, se debe a los andrógenos (hormonas masculinas) principalmente la testosterona, que va disminuyendo con la edad, y la dehidrotestosterona (un metabolito de la Testosterona 10 veces más activo), que se mantiene igual o aumenta con la edad; los estrógenos a pesar de ser una de las principales hormonas femeninas, en el hombre existen en bajas cantidades y con la edad va aumentando, estas interacciones hormonales favorecen el crecimiento prostático al parecer porque evita que la célula muera y al evitar su muerte existe un aumento del número de celulas. • Factor propio de la próstata, a nivel microscópico, los tejidos, específicamente la interacción Estroma-epitelio, se altera la organización entre ellos y produce un crecimiento excesivo y progresivo de ellos. Esto se ve potenciado y beneficiado por los Factores de Crecimiento -que están normalmente presentes-, pasan de niveles normales a un aumento progresivo. • Factor inflamatorio y citosinas, una teoría acerca del crecimiento de la próstata benigna es a raíz de un proceso inflamatorio que se perpetua en el tiempo y señalizado por las citosinas o citoquinas, favorece el estímulo no solo del crecimiento de la célula sino su multiplicación. • Factores genéticos y familiares, se ha encontrado asociación entre el crecimiento prostático benigno y algunos genes, lo cual indica una mayor probabilidad de desarrollar la patología cuando ya se ha presentado en varios de los hombres de una familia. • Otros factores etiológicos, la ciencia no se detiene y es por ello que día a día descubren más posibles causas de la hiperplasia prostática, y esto a su vez permite desarrollar nuevas terapias para su tratamiento. Es así como se ha encontrado alteración en la señalización de los impulsos nerviosos, alteración en el sistema RHO Quinasa, alteración en la prolactina, alteración en la oxigenación de la próstata, entre otros. Anatómicamente, el aumento del tamaño de la próstata se produce principalmente a nivel central más exactamente a nivel peri-uretral (alrededor de la uretra) en la zona de transición. Ese crecimiento progresivo empieza a obstruir el paso de la orina de la vejiga hasta su expulsión, presentando “síntomas” gradualmente. Estos síntomas no necesariamente tienen un orden de aparición pero si se puede clasificar en:

crecimientoprostatico

  • IRRITATIVOS

o Polaquiuria: es orinar más veces de lo normal. Lo normal en un hombre es considerado de 5 a 6 veces al día, sin embargo esto depende de cada persona.

  • Una forma práctica de saberlo es interrogando sobre el hábito urinario, si ha aumentado con respecto a hace unos años (ejemplo: como cuando tenía 20 años). o Nocturia: orinar más veces en la noche de lo normal. Lo normal es no levantarse a orinar en las noches, sin embargo existe la posibilidad que sea un hábito hacerlo una vez en la noche. Una vez más la forma práctica es compararlo con años atrás. o Disuria: es la micción dolorosa, los pacientes la manifiestan como dolor tipo ardor urente o quemante en el pene o la vía urinaria baja al momento de orinar.
  • Se considera que al presentarse al inicio de la micción su origen es uretral y si se presenta al final de la micción puede ser de la vejiga. o Urgencia urinaria: es la necesidad imperiosa de ir a orinar, y si se acompaña de escape de orina involuntario se considera incontinencia urinaria de urgencia.
  • OBSTRUCTIVOS

o Disminución del calibre y fuerza de la micción: como su nombre lo indica el calibre y la fuerza del chorro urinario se disminuye progresivamente, por ello los pacientes en su mayoría no son conscientes del cambio y lo consideran normal, esa es la razón de preguntar al momento de la valoración si en comparación a hace años o cuando se era joven el calibre y fuerza eran iguales al actual. o Vacilación urinaria: también llamado retraso en el inicio de la micción, generalmente la orina fluye al segundo de relajarse el esfínter y se aumenta en pacientes con obstrucción secundaria al crecimiento prostático. o Intermitencia: se refiere al cese del flujo involuntario en más de una ocasión durante la micción, presentando varias micciones dentro del mismo episodio. o Goteo post miccional: después de haber finalizado la micción, el paciente presenta goteo de orina, lo cual es bastante incómodo y limita la vida social. o Esfuerzo: también llamado pujo, es la realización de fuerza o presión abdominal para ayudar a la micción. Normalmente el hombre orina sin esfuerzo. Es primordial aclarar que el aumento del tamaño de la próstata no clasifica la severidad de la patología, así como tampoco el tamaño de la próstata es la que marca la severidad o la presencia de los síntomas.