Cáncer y estilo de vida

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

celulascancerEl cáncer puede entenderse como el resultado de que las células, en una parte del cuerpo, empiezan a crecer sin control. Cerca de la mitad de todos los hombres y un tercio de las mujeres desarrollarán cáncer en algún momento de su vida. Desde inicios del siglo veinte se pudo determinar que algunas sustancias como las que contiene el tabaco, carbón y diferentes químicos podían incidir en la aparición de esta enfermedad. También se descubre que algunos virus también podrían inducir cáncer, dañando el ADN de las células. Esto ha sido la base de la investigación moderna en cuanto a prevención y modificación de factores de riesgo del cáncer. Factores de riesgo del cáncer Un factor de riesgo es todo aquello que incremente la posibilidad de una persona contraer una enfermedad.Algunos pueden ser modificables y otros no. Por ello podemos decir, que las causas del cáncer son multifactoriales, interactuando factores genéticos, ambientales, médicos y de estilos de vida. Entre los principales factores de riesgo del cáncer tenemos: *Edad avanzada *Estilo de vida no saludable: dieta pobre, falta de actividad física, sobrepeso. *Factores ambientales: exposición a tabaco, dieta, luz solar *Factores ocupacionales: exposición a carcinógenos *Radiación *Historia familiar La buena noticia es que hasta 40% de los cánceres se pueden evitar con una buena alimentación, manteniendo un peso saludable y un estilo de vida activa, 30% adicional se puede curar con detección temprana y tratamiento adecuado.

imagen1

Siempre destaco que el cigarrillo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo. Aparte de cáncer de pulmón, el tabaco aumenta el riesgo de cáncer de: boca, labios, nariz, laringe, esófago, garganta, riñón, vejiga, páncreas, estómago y cuello uterino. Otro hábito poco saludable es el consumo de alcohol, que es un factor de riesgo para cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama. El riesgo aumenta con la cantidad consumida. En combinación con tabaco aumenta el riesgo más que el consumo individual de cada uno. También existe evidencia relacionando obesidad y cáncer de: esófago, páncreas, colo-rectal, mama en post-menopáusicas, endometrio, riñón y vesícula.